CÓMO HABLAR DE SEXO CON MIS HIJOS: Sistema de 6 claves de Nayara Malnero

curso como hablar de sexo con los hijos

Introducción al sistema de 6 claves: cómo hablar de sexo con mis hijos

No es ninguna tontería que la introducción de este curso sobre las 6 claves esenciales para hablar de sexo con los hijos o los alumnos verse sobre el por qué de la necesidad de llegar a este punto. Algunos padres anticipan que este tema será importante en el futuro, otros señalan que no les gustaría caer en los mismo errores en los que cayeron sus padres, por último, algunos otros intuyen que este tema debe de ser importante pero desconocen hasta qué punto hasta que no se ven inmersos en la materia.

Por ello, me gustaría dedicar este primer punto a aclarar conceptos y, lo más importante, por qué estamos aquí. En primer lugar voy a presentarme: mi nombre es Nayara Malnero, soy psicóloga -sexóloga clínica y sex coach, y mi labor consiste en enseñar a todo tipo de personas a vivir su vida íntima de una forma más feliz y saludable. Cuando menciono “todo tipo de personas”, soy totalmente radical: cualquier tipo de persona.

Comencé mi andadura en la educación sexual mientras estudiaba la carrera de psicología en Salamanca. Mi facultad estaba muy cerca de la Cruz Roja y eso me ofreció la posibilidad de comenzar un voluntariado dentro del despartamento de SIDA-VIH. Reconoceré que elegí ese departamento porque no había hueco en ningún otro, al principio no me resultaba nada atractivo…pero todo eso cambió.

Conocí a personas y profesionales geniales y empecé mi actividad en el centro de emergencia social, dando clases de educación sexual a personas sin techo que venían allí a dormir, comer, asearse… Al principio fue difícil, en primer lugar por el contexto (yo era todavía muy niña) realmente crudo. En segundo lugar porque tenía muy poca formación, tan solo lo que yo sabía y lo que había aprendido en el curso de voluntariado que había cursado antes de iniciar la actividad.

Pero, día tras día, sesión tras sesión, me dí cuenta de la clave más importante. Desarrollar bien ese trabajo no requería de grandes conocimientos (aunque eran muy importantes, claro) ni de grandes destrezas. Lo más importante allí era saber escuchar, no asustarse de nada, tomar la sexualidad con la ligereza que requiere cualquier otro tema en la vida y saber explicarse lo mejor posible.

Poco a poco me fui ganando la clase y me fui dando cuenta de que eso de dar  formación en educación sexual se me daba verdaderamente bien….aunque no fue hasta años más tarde cuando me planteé la sexualidad humana como futuro profesional. Barajaba entre estudiar psicología de la publicidad, psicología de la vejez o incluso recursos humanos…pero cuando decidí irme a estudiar a Barcelona mi último año de carrera todo cambió.

Fue entonces cuando vi la oportunidad de hacer prácticas desarrollando e implantando programas de educación sexual…fue ahí cuando lo tuve claro. Aquello me apasionaba, hasta el punto de hacer muchas horas extra de prácticas para aprender más y más. Fui dejándome llevar y terminado el verano del 2010 me había plantado en mi primer Máster en Sexologia y Educación Sexual en Madrid. Digo mi primer máster porque, desde entonces, he hecho otros dos (en Sexologia Avanzada y en Sexologia Clínica y Terapia de Parejas) más mi especialidad como Sex Coach y de Parejas.

Si, suelo decir que soy una freak de la sexologia y, si fuese así, no le pondría la pasión que se merece a mi trabajo. Pensarás “¿Por qué te cuento mi historia?” Pues porque creo que es importante para contextualizar mi amplia experiencia escuchando, día a día, dudas de personas de toda índole y en todo tipo de contextos.

Me llaman “la sexóloga más consultada en Youtube” y creo que, gracias a ello, hoy puedo traerte no solo las dudas más habituales, si no cómo dar las respuestas más acertadas. ¡No me ha quedado más remedio que desarrollar este método! Te adelanto que lo más difícil de educar en salud sexual es la actitud de la que partimos.

A los adultos nos cuesta muchísimo hablar de sexualidad, lógico, ¿quién nos ha enseñado? ¿Acaso hemos tenido algún modelo de referencia? Todo esto es normal pero no significa que tengamos que resignarnos. Como padres, madres y educadores sabemos que no podemos, de nuevo, quedarnos atrás con este tema. Somos conscientes de que debemos de hacer algo porque, si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará? Y, lo más importante, ¿cómo lo hará?

En los últimos años las noticias nos horrorizan: relaciones tóxicas, maltrato, abusos sexuales, agresiones de todo tipo….¿Quién tiene la responsabilidad en todo esto? ¿Qué tipo de educación han recibido esos agresores? Nos escandalizamos y queremos proteger a nuestros hijos pero, ¿cómo? Sin duda estoy convencida que la mayor arma de defensa y prevención es la educación. Las clases de defensa personal están geniales pero te aseguro que tu puedes poner tu granito de arena en el cambio social, solamente tienes que empezar por ti y por tu familia, por lo que ocurre en tu casa, por el modelo que das.

En España no se invierte desde los años 90 en educación sexual como tal. ¿Recuerdas aquellas campañas para la prevención del VIH? ¿Dónde habrán quedado? Desde luego quizás no eran las mejores pero, al menos ¡eran! Ahora, lo que vemos son las consecuencias de esta relajación. Te contaré un detalle ilustrativo de esto.

En el resto de Europa a España nos llaman “el país de la goma” porque somos el país en el que más preservativos se comercializan. Sin embargo, también somos uno de los países europeos con mayor índice de embarazos no deseados y de transmisión de infecciones de transmisión genital (ITGs)

¿Qué nos está pasando? ¿Dónde está el fallo? Tu bien lo sabes, por eso es importante ponernos manos a la obra. Yo te enseñaré cómo hacerlo, para ello tienes mis 10 vídeos, todo este material complementario, actividades y, si lo deseas, una tutoría final totalmente personalizada. Mi sistema de 6 claves consta de 6 tips básicos e indispensables para que puedas brindar la mejor educación sexual de una forma sencilla y, sobre todo, eficaz. Estoy segura de que puedes hacerlo sin cambias un poquito el “chip” y, si estás aquí, estoy segura de que te apetece hacerlo.

¿Adelante? ¡Vamos allá!